Responsive Ads Here

Friday, 26 January 2018

Pasarela | Valentino Primavera Verano 2018 Par�s

Suzy Menkes#SuzyCouture: Valentino, po�tico y conmovedor
Pierpaolo Piccioli fusiona la grandiosidad y el glamour casual por medio de un asombroso trabajo artesano
El desfile de Valentino se abri� con vientos de gran �pera: un sombrero azul de plumas sobre una capa ondeante y ondulada coronaba un look, sin embargo, de top sin mangas y pantalones marrones suaves. Este conjunto, como el resto de los 68 dise�os de Pierpaolo Piccioli, ten�a un nombre: "Oriana". Tal apelativo suger�a quiz� un amanecer italiano o un destello dorado... incluso una diva oper�stica. Pero no rondaba tal cosa por la mente del dise�ador.

"Todas las prendas toman el nombre de integrantes del atelier �explic� Pierpaolo�, en vez de llamarlas como diosas, artistas o hero�nas". Trata del gran arte de la alta costura. Esta es la colecci�n m�s �ntima que he hecho. Tambi�n trata sobre la identidad. Aunque trabajara para Valentino, mi madre no iba vestida de alta costura. Era un tipo cualquiera de una familia normal. E intento no olvidar qui�n era entonces".

El dise�ador me mostr� un tablero con nombres y otro donde cada trabajador del taller hab�a escrito una peque�a carta. Fue un momento po�tico y conmovedor, porque Pierpaolo hab�a captado, tanto en las humildes letras como en los ropajes exquisitamente confeccionados y sin embargo sencillos a la vista, la alta costura de nuestro tiempo.
Al son de las arias de Tosca y otras piezas de m�sica cl�sica, en un edificio que fuera la mansi�n de Rothschild, tanto el ambiente como la colecci�n creados por el dise�ador pusieron al p�blico en pie, incluido al propio Valentino, que asist�a a todo desde un sof� de terciopelo junto a Giancarlo Giammetti y Donatella Versace.

La historia de estas piezas mezclaba perversamente lo hist�rico y lo contempor�neo, donde los sombreros de plumas de Philip Treacy bien podr�an pasar por nidos p�rpura en lo alto de aquel abrigo suelto e informal o sobre un look de camiseta y pantal�n estrecho. M�s de cerca, se apreciaba la calidad excepcional de las telas en colores pict�ricos. Lo m�s sorprendente de la primera parte del desfile fue la actitud casual y la sensaci�n de mero look sencillo y veraniego que desprend�a por ejemplo un conjunto de abrigo floreado, top y pantal�n, todo en tonos cambiantes; pero solo hasta comprender que en realidad todas las flores eran diferentes: margaritas., an�monas y tulipanes. Otro vestido de estampado de flores necesit� cortar a tijera y coser cada flor por separado. Otros gestos que aportaron modernidad al desfile fueron las interrupciones ocasionales que sufr�a su perfecci�n, como un jersey descuidado con estampado de flores y discretamente adornado con encaje.

"La alta costura es magia, lo que no se ve�, dijo Pierpaolo. "Est� bien hablar de las noventa horas de trabajo artesanal, pero lo bueno es que no se noten y aun as� sentir el sue�o y la magia de la costura. Cuando entro en el atelier, siempre hay un momento previo a que est� todo acabado, cuando el lazo est� desatado y la crinolina no est� puesta. Quer�a congelar ese instante, porque en �l sientes la fuerza humana que hay detr�s de la ropa. Para m� eso es algo muy importante�.

Pero igualmente esencial es la realidad de la alta costura: que la gente, y especialmente las generaciones m�s j�venes, desee verdaderamente la ropa. Pierpaolo lo logr� seguro con una blusa de gasa por dentro de una falda fruncida o un vestido largo de red un poco m�s formal con c�rdigan a juego. Se notaba que los cuerpos se mov�an f�cilmente dentro de toda la ropa, por muy grandioso que resultara un vestido de capa cubierto de flores. Estas piezas formales y nocturnas quiz� fueran de una opulencia m�s predecible, aunque se dieron calladas revoluciones como en el caso de un vestido vaporoso que centelleaba con flores de lentejuelas iridiscentes. Result� que estaba cortado en forma de pantalones de pata ancha.

Esta alta costura nac�a de los sue�os pero plasmaba la realidad de la mujer moderna que conquista la moda a cada paso rotundo, incluso calzada con sandalias de plumas. Supuso una victoria rara y preciosa tanto para la �familia� Valentino como para su excepcional dise�ador.












No comments:

Post a Comment